divendres, 5 de juny de 2009

Crónica de un asesinato

Como parece que esto se ha animado de nuevo y coincide con que se me ha acabado la sustitución que estaba haciendo, por lo que estoy algo ociosa, os voy a contar un asesinato que he presenciado en mi primera experiencia como profesora de bachillerato.

Resulta que estaba sustituyendo a una persona que era jefe de departamento, de manera que todas sus responsabilidades pasaron a mi cargo. Además, esta persona sólo daba clase a segundos de bachillerato, por el hecho de que es la profesora con más antigüedad en el departamento, y por tanto, tiene el privilegio de elegir curso.

Bien, una de mis obligaciones fue asistir a las reuniones de coordinación para la PAU, allí iban todos los jefes de departamento  de todos los institutos de la provincia de Alicante, yo me reunía con los de Lengua y lLteratura castellana, que es mi especialidad. Como podéis suponer la mayoría de la gente que allí había rondaba los 50 años, eran ya veteranos en la docencia.

La reunión la dirigía una coordinadora de la Consellería de Educación que venía de Valencia, con las propuestas que en Castellón se habían hecho para modificar algunos puntos del examen de la selectividad para nuestra materia.

Por si alguien no está al día de en qué consiste esta prueba, os recuerdo que se trata de un comentario de texto periodístico (7 puntos) y dos cuestiones gramaticales (3 puntos). Nada de literatura, aunque el currículo de 2º BACH sí contempla contenidos de literatura, concretamente, el siglo XIX y XX (en primero se da de la EM al siglo XVIII). ¿Qué es lo que sucede en las aulas realmente? Pues que prácticamente nadie explica la litertaura, porque como no entra en la selectividad pues “no es necesario”. Además, dicen que no hay tiempo, claro. En otras comunidades autónomas como el texto del comentario es literario, pues, eso obliga a entrar en temas literarios sin más remedio, pero en la nuestra, no. Con lo cual la literatura en la enseñanza preuniversitaria no se da en casi ningún centro.

Esto ha creado entre los profesores de Lengua y Literatura una polémica importante, porque algunos se quejan de que desde hace años siempre la gran sacrificada es la literatura y, últimamente, ya de una manera escandalosa, esto es intolerable por la gravedad de sus consucencias en los alumnos y en la sociedad.

Entonces, en vista de estas quejas, más que justificadas,  desde la coordinadora de Castellón, había surgido una propuesta que se había de someter a votación, tanto en Alicante como en Valencia y que era la siguiente: El comentario periodístico (6 puntos) y tres cuestiones a elegir dos (4 puntos), pero una de ellas sería sobre los temas de literatura. Esto no obliga al alumno a escoger esta pregunta de literatura, pero sí obliga al profesor a explicar el temario completo y a examinar al alumno de esta materia.

Yo, inocente de mí, me alegré muchísimo, aunque no era gran cosa pero ya era algo. Por fin algo de sentido común. Sin embargo, una vez más me tuve que dar de bruces con la cruda realidad,  allí casi todo el mundo estaba en contra de la propuesta: que si no da tiempo porque el curso es muy corto, que si ya estudian literatura en la ESO (mentira cochina)… En fin, que me quedé muerta, patidifusa, indignada… se votó y salió que no. Me daba igual ser la sustituta, estar allí por casualidad, la prudencia, la sensatez… pero no podía dejar de decir lo que pensaba ya que el azar me había llevado a esa reunión. Total que levanté la mano y les dije que me parecía patético que los mismos profesores de literatura rechazaran ese leve intento de resucitar la literatura en las aulas; que no podía comprender cómo no veían claro que es mucho más importante saber quién era Baroja o Machado o… que saber distinguir las subordinadas de relativo de las subordinadas de relativo sustantivadas; que para la vida les va a servir mucho más leer a Unamuno que identificar el complemento directo; que siempre estamos intentando fomentar la lectura, peor que si no se explica literatura, difícilmente van a tener amor a los libros, etc. Tengo que decir que algunos de los allí presentes estaban igual de indignados que yo, pero éramos los menos. La mayoría decía que era imposible dar tanta materia en un curso tan corto porque aquí, en la CV,  compartimos horas con otra lengua y eso nos quita mucho tiempo. En fin, patético. Salí de allí con ganas de poner una bomba en la próxima reunión.

No sé cómo quedará el tema, ni sé qué habrán dicho los compañeros de Valencia, pero ahora entiendo muchas más cosas que antes de empezar a trabajar, ahora entiendo por qué los alumnos ya han perdido las inquietudes intelectuales, por qué sus niveles son tan bajos, por qué la figura del profesor ya no es la que era…  y algunas cosas más que me callo aquí en esta ventana a la calle.

Acabo con una cita que de sobra conocéis que viene que ni pintada al caso: … nada basta en un siglo como el actual en que los escolares deben aprender tantas cosas difíciles e inútiles que no les queda ya tiempo para las fundamentales.

Melusina de Lusignan

 

6 comentaris:

Magister ha dit...

És que preparar-se classes de literatura i explicar bé la matèria no és tan fàcil, i demana un esforç suplementari del professor! Resulta que no és tan "mecanitzable" com l'explicació de la sintaxi. Més de dues vegades he sentit dir a professors del gremi que prefereixen explicar els pronoms febles a explicar literatura, perquè en el primer cas tens taules, exercicis autocorrectius, l'avaluació és senzilla (tantes errades, tants punts menys...) I com es fa això amb la literatura, si no és posant una llista d'autors, obres i resums d'aquestes que han de memoritzar? I si es fa així, ja pots tenir clar que provocaràs un odi comprensible per la literatura en els alumnes per a la resta de la seua vida. Com "explicar" literatura, com "fer classe" de literatura? Heus ací la qüestió. Em tem que la solució ja la estàs veient: la seua eliminació progressiva del currículum real (i, algun dia, em tem que fins i tot de l'oficial). I qui vulga conéixer Unamuno o Martorell, que els llegesca a casa seua en el sofà. Però una cosa és llegir i una altra és "estudiar" el fet literarari, igual que no és el mateix escoltar una simfonia que assistir a classes d'anàlisi musical. A la millor la culpa és dels formadors de formadors: us han ensenyat a la universitat o al CAP com "ensenyar" literatura?

Melusina ha dit...

Doncs això és. La sensació era d'estar davant de persones que hi portaven anys fent les mateixes classe amb els mateixos continguts: tot ja controlat. Ara de sobte els volen desmuntar la paraeta i ficar-les matèries que fa temps que no tractan i sobres les quals no tenen el material el·laborat, per tant, molt més treball. En fi, que ja sé que és això, encara que pereferia que ho diguera un altre.

El que no és pot o no s'hauria de consentir és que el professor d'història m'agafe en un descans i em diga que ha posat als nostres alumnes (2º BACH) un text de Galdós, Episodios Nacionales, i que li han preguntat que qui era l'autor. I jo dic: a mí que me registren que jo acabe d'aterritzar!

Pel que fa als meus formadors... què vols que et diga? Els meus formadors a la universitat eren nefastos, sobre tot els de literatura medieval catalana.

Isabel ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Magister ha dit...

Doncs t'aconselle, Melusina, que t'apuntes a un màster de la UNED, que m'han dit que té uns professors molt bons, mundialment famosos, grans experts en literatura catalana medieval. Vaja, que són la llet en pols!

Melusina ha dit...

Gràcies per la recomanació, però, no sé, no sé... mira que si de nou tinc la mala sort de trobar-m'hi de nou amb algú que jo em sé... o pijor encara, algun col·lega seu del mateix taranà que s'haja buscat per a ajudar-li a fer mal... A més, si dius que són com la llet en pols, això em mosqueja, perquè crec que aquesta llet és mala llet i agra.

De tota manera, com que les fades som molt bondadoses i també valentas, no et dic jo que no ho faça a pesar de tot.

Enric ha dit...

Per a què la filosofia, la literatura i tot allò que tinga una mica a veure amb el pensament si l´escola i l´institut no són més que un pàrquing de xiquets i adolescents?
D´altra banda, comprenc perfectament la teua indignació, Melusina, perquè al llarg del curs passat i d´aquest, la mobilització del professorat de filosofia davant la reducció d´hores de la matèria ha estat deplorable (i aquesta és una de les causes per les quals he enviat la filosofia com a professió a fer la mà).