dissabte, 13 de desembre de 2008

Boníssim!

Por una educación pública, laica y de calidad
¡Matemáticas en misa ya!

Rebelión
Somos un grupo de docentes de todos los niveles educativos que estamos muy preocupados por el bajo nivel cultural en nuestra sociedad, los altos índices de fracaso escolar y la proliferación de telebasura. Para salir de esta situación queremos traspasar los muros de las escuelas, los institutos y las universidades, llevando la cultura y la educación a ámbitos en los que hasta la fecha hemos estado ausentes, en los que nuestra dejadez ha privado a muchos ciudadanos del derecho universal a la cultura. Como primer paso, queremos llegar a un acuerdo con las autoridades eclesiásticas para que nos cedan un diez por ciento del tiempo de las misas con el fin de que profesores especialistas en las distintas disciplinas puedan llegar más fácilmente a los creyentes mediante breves intervenciones didácticas. Estamos estudiando cuál sería el momento idóneo para insertar en las misas contenidos científicos y culturales, tal vez inmediatamente después de la consagración o justo antes del padre nuestro. Está claro que algunos feligreses podrían, con razón, objetar que ellos no tienen porqué aumentar sus conocimientos ni su cultura, ya que acuden a misa con el sólo fin de orar y escuchar la palabra de Dios. Para solucionar este problema, y aunque pudiera parecer inconstitucional, a la entrada a la iglesia les haríamos rellenar un formulario para que manifestaran su preferencia por la religión o la cultura. Una vez identificadas estas personas, podrían abandonar en el momento adecuado la nave principal de la iglesia y reunirse en las capillas laterales, la cripta o el salón parroquial. Con el fin de evitar agravios, estas personas podrían recibir durante ese rato charlas de carácter no cultural ni educativo pero muy relacionadas con los contenidos que se estén impartiendo en ese momento al resto de los fieles desde el altar. Por ejemplo, los feligreses que no quieran repasar la tabla periódica, estudiarán los efectos perniciosos de los colorantes alimentarios, los que no quieran hacer ejercicios de educación física podrán ver un documental sobre la obesidad, y los que no quieran repasar los verbos irregulares ingleses podrían estudiar estadísticas sobre la importancia de hablar idiomas en el mundo moderno. Los obispos nos han adelantado que no habría problema en computar el tiempo de cualquiera de estas actividades como tiempo equiparable al dedicado a escuchar la palabra de Dios, a la oración, a la contemplación, la penitencia o a la caridad y en ningún caso podrá discriminarse el acceso a la salvación eterna a los fieles en razón de sus preferencias religiosas o educativas. Tampoco han puesto la más mínima objeción a la aparente contradicción derivada de que el contenido de las misas esté basado en la fe y las creencias, en contraste con la naturaleza científica y académica de los contenidos que habitualmente impartimos en las aulas. En un primer momento, las clases se impartirían sólo durante las misas obligatorias de los domingos y fiestas de guardar, para más adelante extenderse a otros actos religiosos de asistencia no obligatoria como bautizos, bodas, comuniones, funerales, ejercicios espirituales, ordenaciones sacerdotales e incluso ceremonias de canonización o beatificación. Pero, ¿de dónde saldría el dinero para pagar al profesorado que trabaje los domingos? Sin duda alguna de los donativos que los fieles depositan en los cepillos, del porcentaje de impuestos destinados al sostenimiento de la Iglesia Católica o, en general, de los presupuestos de la Iglesia. Para garantizar la calidad de las enseñanzas impartidas, nuestra asociación gestionaría directamente el dinero aportado por la Iglesia y con él contrataría a profesores de sólida formación pedagógica y científica que se encargarían de impartir las clases durante las misas. Naturalmente, dado el carácter eminentemente laico de las clases, no dudaríamos en despedir fulminantemente a aquellos profesores que no mantuvieran una coherencia laica entre su vida profesional y personal haciendo cosas como casarse por la iglesia, acudir a misa semanalmente o participar en cualquier tipo de actos religiosos. Finalmente, llevaremos nuestras negociaciones hasta el mismo Vaticano, con cuyas autoridades firmaríamos un concordato que garantizara la continuidad de nuestra noble tarea docente en las iglesias durante los años venideros. Entre tanto, puedes hacer llegar nuestra propuesta educativa a docentes, padres, alumnos, políticos, sindicalistas, medios de comunicación e incluso a las autoridades eclesiásticas. Tal vez así contribuyamos a que se entienda mejor lo que está ocurriendo en relación con la enseñanza de la religión en los centros sostenidos con dinero público.

4 comentaris:

Exemplator ha dit...

Em sembla un projecte molt assenyat i interessant, però tinc un dubte: les ensenyances alternatives que s'impartirien en les capelles, ¿en quina llengua serien? Jo proposaria que fos en anglès... No és per res, però així en traurien major profit...

PD: El text proposat és senzillament magnífic...!

Melusina ha dit...

Sí, és un text molt bo. I ja sabeu que sóc creient, tanmateix, si de mi depenguera em llevaria la religió dels instituts sens dubte. De fet si haguera volgut fer classe de religió, ja estaria treballant fa temps, però no, estic totalment en contra. Sí que hi posaria una Cultura judeo-cristiana o alguna cosa pareguda, de la mateixa manera que està la Cultura clàsica.

Dit això, ara voldria afegir tres punts a aquest text. Per això de crear polèmica si teniu ganes:

1. Per què un 10%?, jo no sóc de matemàtiques per segon les meues comptes per a ser justs seria menys d’un 3%, és a dir, als institutus es fa una hora de 35 hores lectives.
2. S’haurien d’introduir aquestes classes culturals al principi o a la fi de la misa, tal com passa amb la religió. (Crec que açò és una nova lei d’enguany).
3. Però és que TOTES les coses que es paguen amb fons públics responen o han de respondre a les necessitats o desitjos de TOTA la població o fins i tot d’una majoria? Ara m’assebente... No hi ha coses sostingudes amb diners públics que estan en contra d’una part de la societat?

En fi, ja dic que per a veure si us tret de polleguera un poquet...

Isabel ha dit...

Xé,Melusina, doncs, tens raó en això que dius, sobretot en el punt 3, perquè s'hi podrien possar ulguns exemples interessants d'organismes mantinguts amb diners públics amb els quals no està d'acord tothom. Per exemple:

- La monarquia?, l'exercit?, alguna ONG?, algun partit polític?

Enric ha dit...

Atenció, amics patiers!!! Si us segueix interessant aquest tema, visiteu el blog de Filosofilia (blog agermanat amb aquest, el trobareu a la part dreta de la pantalla): s´ha encetat una polèmica al respecte encetada pel que sembla ser un pedagog ultra! No us ho perdeu, la cosa promet!